directorio de blogs               la blogoteca      directorio de blogs

miércoles, 2 de febrero de 2011

El Ex-presidente

El había planificado todo perfectamente, hasta el más mínimo detalle lo tenia contemplado en su plano arquitectónico, según sus cálculos todo saldría como lo había pensado y no fallaría absolutamente nada, como primero paso tenía el fingimiento de un infarto que lo sacaría del país sin ningún problema y así duraría todo el tiempo que quisiera en el extranjero, para poder disfrutar del dinero que se había robado cuando era presidente de la republica durante cuatro años, en los cuales acumuló una riqueza mayor que la de cualquier magnate petrolero en el mundo, (que es mucho decir).

El era abogado de profesión la cual la había ejercido durante muchísimos años defendiendo criminales, ladrones y todas clases de delincuentes claramente declarados, y con esa agilidad extraordinaria que había acumulado en el ejerció del derecho y que siempre posen los abogados del patio todo le había salido perfectamente como él esperaba, simulo como le había dicho, primero un infarto el cual estaba trazado en el plano y así logró fácilmente salir del país evadiendo de una manera descarada la injusticia de nuestra patria, perdón quise decir la justicia de nuestra patria (ni usted se dio cuenta del error, verdad que si, (si sé eso, lo dejo así)).

Estando ya en el extranjero, gozoso de lo que había hecho y satisfecho hasta lo sumo de su gran maniobra, entonces comenzó la difícil tarea de gastarse desmedidamente el dinerito que le había robado al pueblo que tanto confió en el; lo primero que compró fue un lujoso apartamento en uno de los lugares más exclusivo de todo los Estados Unidos de América, luego con carácter de urgencia también compró un elegantísimo automóvil alemán tipo deportivo para el solito y a cada uno de los miembros de su familia le compró otros no menos costosos para que no se pusieran celosos, siguió con la difícil tarea de gastarse el dinerito que se había robado, comprando muchísimas ropas de diseñadores súper famosos que él nunca había oído (fue tanto así que un traje que él compró costo muchísimo más que todos los sueldos ganado por la domestica de la casa, que dicho sea de paso le crió a sus dos hijos y trabajó como una burra toda una vida con ellos, y al final la despidieron sin darle un solo centavo), pero no se quedo todo ahí él siguió el derroche y compró joyas, zapatos costosísimos e hizo muchísimos regalos a sus amigos y allegados, de repente se parecía a Santa Claus (aunque no tenía la enorme panza), mas bien se parecía a el ser humano mas generoso existente en la faz de la tierra, por tantos regalos que hacía.

Lo que él nunca se imaginó fue que el destino le tenía a él también un regalito bien guardado, ni remotamente le pasó por la cabeza tal tontería y fue entonces así como por arte de magia que a eso de las once y media de la noche le llegó repentinamente y de una forma verdadera el infarto mortal que no toco ni siquiera la puerta, ni preguntó si podía entrar a su lujosa mansión, solo llegó y así se apoderó de él, como si fuera un espíritu maligno, como si fuera una ola violenta, que arrebata la arena en contra de su voluntad y la sumerge al mar, así mismo entro aquel horrible infarto en la vida del ex presidente, creo que fue el mismo infarto que él tanto había planificado para poder salir con su familia del país, creo que si, aunque este era más feroz y malo, llegó tan de pronto que no dio tiempo a nada, cuando llegaron al hospital ya estaba casi muerto, pero los médicos se movilizaron agitadamente, atendiéndolo de inmediato, haciendo todo a su tiempo y con una efectividad impresionante, haciendo casi milagros, pero aun así no hubo forma de revivirlo, aparentemente todo fue en vano ni el dinero que se robó bastó, pero gracia a ese mismo dinero que le había robado al estado, lo tenían ahí, si señor, como si fuera en exhibición, tendido en una muy cómoda cama de hospital, moribundo, hecho todo un vegetal, sin poder mover ni un dedo, con los ojos bien abiertos y despabilados para ver todo lo que se movía, sin poder pestañar siquiera, con los oídos activados escuchando lo mas mínimo, pero para su felicidad aun tenia toda su riqueza la cual se había robado impunemente del pueblo que tanto confió en él.

De inmediato la noticia corrió en su país así mismo como corrió Félix Sánchez en los juegos Panamericanos Santo Domingo 2003, ¡huuaao!, fue tan rápido que ni lo vi cuando cruzó, fue como un verdadero relámpago, así mismo también corrió la noticia del ex presidente, primero llego a una ciudad en el norte del país, que me parece era su ciudad natal y allí los habitantes se alegraron muchísimo del gran hecho producido por Dios, luego la noticia corrió por la región del cibao por completo y allí también lo celebraron con mucha algarabías y hasta con fuegos artificiales, luego la noticia corrió por el sur y también por el este y lo mismo fue en estos lugares, también hubo mucha celebración, en fin, en cada uno de los rincones de la media isla y donde quiera que llegó la noticia del infarto del ex presidente la gente celebró el acontecimiento con gran jubilo y mucho gozo, excepto unos cuantos, de algunos sectores poderosos de la sociedad, que fueron cómplices con él haciendo lo incorrecto en la patria de Duarte. (por cierto, si Duarte se hubiese sospechado esta vagamundería de los políticos criollos creo que hubiera sido el primero en anexarle el país a España o cualquier otro país chupa sangre), pero bueno lo real fue que todo el país estaba de fiesta porque el Todo Poderos le había cobrado al ex presidente lo que la injusticia del país no pudo cobrarle (creo que me equivoqué nuevamente con el termino ese de justicia e injusticia pero a partir de ahora para que no haya más errores de mi parte, donde quiera que usted señor lector vea la palabra injusticia entienda justicia o viceversa, lo que sucede es: que en mi país las dos palabras son casi iguales).

Toda la familia del ex presidente estaba muy triste y preocupada aunque algunos de ellos estaban calculando lo que le tocaría de la inmensa fortuna que el ex había acumulado de todo lo que se había robado de las cuentas del estado, su hija (que era una rebelde) sin embargo era la única que en realidad estaba nerviosa y muy triste y la única que no estaba pensando en el dineral que estaba por caer del cielo, pero los demás no hacían otra cosa que sacar numeritos principalmente la esposa que había tenido una serie de disgustos y diferencias con el ex presidente las cuales surgieron en los cuatro años del muy mal gobierno, tan malo que destruyo el país por las cuatro esquina y también su hogar.

Sin embargo, su mujer estaba al frente de todo en cuanto a las atenciones medicas y su cuidado personal, mientras que el hijo (quien era el mayor de los dos que ellos tenían) el se ocupaba de los asuntos financieros, mientras que su hija como siempre estaba siendo marginada (quizás por el asunto de la adición a las drogas). Por otro lado los hermanos y hermanas del ex presidente viajaban constantemente desde la media isla hasta los Estados Unidos donde estaba postrado en un hospital de renombre el ex mandatario, ellos estaban gastando toda una fortuna en pasajes de ida y vuelta pero en realidad eso no le dolía, no porque lo querían mucho sino porque el dinero estaba saliendo de la cuenta del paciente que como ustedes ya saben el se lo había robado al pobre paisito como él mismo a veces lo llamaba en forma burlona. Muchos de sus ex funcionarios del muy mal gobierno que presidio el enfermo se concentraron en el famoso hospital anglosajón para así decir presente con la ilustre familia, ya que le agradecían bastante (¡imaginase usted porque!).

Dice un refrán popular muy famoso en mi país: “hierba mala nunca muere”, eso precisamente estaban diciendo casi todos los habitantes de la media isla en relación al ex presidente que andaba después del año de haberle dado el infarto vivito y coleando, si señor, como si nada hubiera pasado en su vida, y para que usted se caiga para atrás, estaba metido nuevamente en el afán politiquero, si señor, comprando simpatizantes a dos manos con todo el dinero que aun le quedaba de lo que se robó y sobornando a quien se le metiera por el medio para impedir su gran triunfo electoral y lo peor de todo: con muchísimas posibilidades de ser nuevamente presidente de la republica, porque casi todas las encuestas lo daban a él como seguro ganador y en la primera vuelta, aunque es bueno decir que la mayoría de esas encuestas eran muy bien pagada por el coordinador de su campaña electoral, la cual era muy costosa por cierto.

José Rafael Nuñez Corona

lunes, 31 de enero de 2011

Danza Macabra


Escritor: Stephen King.

Sinopsis: Heredero de la gran tradición norteamericana en narrativa de terror, que nace con E.A. Poe y pasa por H.P. Lovecraft, Stephen King ha logrado con sus obras una difusión jamás alcanzada por ningún otro autor en este género, dotándolo de una vitalidad envidiable. Danza Macabra (1981) es un lúcido y divertido ensayo, lleno de referencias a multitud de obras y jugosas anécdotas biográficas, que pretende dar respuesta a la paradoja esencial del aficionado a la ficción de terror: «¿Por qué hay personas dispuestas a pagar a cambio de sentirse extremadamente incómodas?» Y para abordar tan complejo asunto, King se vale de un doble recorrido, histórico y personal, a través de la literatura y el cine de terror modernos (1950 -1980), «con un par de salidas al margen para explorar las raíces del género». «El buen cuento de horror ?reflexiona King? avanza bailando hasta alcanzar el centro de la vida del lector, donde encontrará la puerta secreta a esa estancia que usted creía que nadie más conocía». Tras sugerir que la ficción de terror remueve los temores sociales más inconfesos, y que está sujeta por tanto a cambios históricos, argumenta a propósito de su pervivencia que «aunque los sueños inquietos del inconsciente colectivo puedan cambiar de década en década, la tubería que se hunde en ese pozo de sueños permanece constante y vital». «Este libro es únicamente mi paseo por todos los mundos de la fantasía y el horror que me han complacido y aterrorizado», explica su autor, al tiempo que nos recomienda: «vaya mordisqueándolo de vez en cuando o devórelo de cabo a rabo, pero disfrútelo».

Año y Editorial: 1981, Doubleday.

Género: Terror.

Crítica:En un tono ameno y divulgativo, King da un repaso al terror en el cine, la novela, la televisión, los comics e incluso la radio. King hace gala de una amplitud de miras y un rigor crítico que sorprenderá a más de uno. Por ejemplo, el libro más terrorífico que ha leído, el que de verdad le gustaría haber escrito es “El señor de las moscas”

Lo más parecido a sentarte en el porche de la casa de King en Nueva Inglaterra y tomarte unas cervezas con el maestro mientras en el bosque va cayendo una noche más oscura y escuchas historias cada vez más aterradoras (arturovillarrubia.wordpress.com)


Los fanáticos del género de terror y suspense no deben perdérselo, disfrutarán tanto como yo lo he hecho. Y leerlo con una libreta a mano, para apuntar los cientos de novelas, cuentos, series y películas que cita y analiza. (thekankel.blogspot.com)


Palabras del autor: Este es un resumen de lo expresado por el autor dentro del libro, se refiere a una recopilación de textos de H.P.Lovecraft que habia pertenecido al padre de Stephen King:
"Así que este libro, cortesía de mi desaparecido padre, fue mi primera toma de contacto con un mundo que iba más allá de las películas B que proyectaban los sábados por la noche y de la ficción para niños de Carl Carmer y Roy Rockwell."(...) "Yo ya estaba en mi camino. Lovecraft ––gracias a mi padre–– abrió esa puerta, y se la había abierto a otros antes que a mí: Robert Bloch, Clark Ashton Smith, Frank Belknap Long, Fritz Leiber, y Ray Bradbury entre ellos.

Otras palabras expresadas por King sobre el terror son:
"Reconozco el terror como la principal emoción, así que trato de aterrorizar al lector. Pero si me parece que no puedo aterrorizarle, voy a intentar horrorizarle, y si veo que no puedo horrorizarle, intentaré asquearle. Yo no soy orgulloso."

"El buen cuento de horror avanza bailando hasta alcanzar el centro de la vida del lector, donde encontrará la puerta secreta a esa estancia que usted creía que nadie más conocía"

Links de Interés:

EL LIBRO PUEDE LEERSE EN:

viernes, 28 de enero de 2011

El precio de un anillo

-Vengo maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no hago nada bien, que soy torpe y todos me rechazan. ¿Cómo puedo mejorar?, ¿qué puedo hacer para que me valoren más?

El maestro le dijo: -Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizá después... -Y haciendo una pausa agregó: -Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y tal vez después pueda ayudar.

-E... encantado maestro -titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas.

-Bien -asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba puesto en el dedo pequeño de la mano izquierda y se lo dio al muchacho, agregando: -Toma el caballo que está ahí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete y regresa lo más rápido que puedas.

El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara, hasta que un viejito se tomó la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo.

Después de ofrecer su joya a todo el que se cruzaba en su camino, y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó. Entró a la habitación, donde estaba el maestro, y le dijo:

-Maestro, lo siento pero no es posible conseguir lo que me pediste. Quizá pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que pueda engañar a nadie respecto al verdadero valor del anillo.

-Qué importante lo que dijiste, joven amigo -contestó sonriente el maestro -Debemos primero saber el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. Quién mejor que él para saberlo. Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. No importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo.

Llegó a la joyería, el joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó, y luego dijo: -Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo.
-58 monedas?! - exclamó el joven.

-Sí -replicó el joyero -Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé... Si la venta es urgente...

El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.

-Siéntate -dijo el maestro después de escucharlo. -Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.

La Conjura de las reinas


Escritor: Valerio Massimo Manfredi

Sinopsis: Después de la caída de Troya, los reyes aqueos regresan a sus tierras, sin embargo no saben que las reinas, encabezadas por Clitemnestra, esposa de Agamenón, han planeado derrocarlos. Esta reina, dolida por la muerte de su hija Ifigenia, sacrificada por la guerra, con ayuda de su amante mata a su esposo (quien había regresado con la victoria pesándole sobre los hombros). Diomedes, rey de Argos, descubre a su regreso que su esposa Egialea planea su muerte. El rey piensa que es la venganza de la diosa del amor, Afrodita, a quien hirió en batalla cuando interpuso su mano para defender a su hijo Eneas. Por esto decide abandonar su reino e ir en busca de una tierra donde espera fundar su nueva patria. Algunos de sus hombres le siguen. Menelao logra evadir la conjura debido a un misterio relacionado con su esposa Helena, y es él quien está en posibilidad de restaurar el orden previo a la guerra. Por su parte Diomedes emprende una serie de aventuras, en donde tiene que enfrentarse a guerreros que además de no compartir sus códigos de honor disponen de mejores espadas; pierde hombres en batallas; la esposa que consigue no sobrevive; las tierras que conquista no son lo que esperaba; el botín de la guerra de Troya que lleva consigo tampoco es lo que él cree. Es un héroe al que no abandona la tragedia, sin embargo es también un líder, sus hombres no lo abandonan y comparten su suerte hasta el final por decisión propia.

Año y Editorial: 2001, DeBolsillo.

Género: Narrativa, Historia.

Crítica:
Sin pretender ser riguroso, Manfredi consigue dar cierta coherencia al período entre el final de la Edad del Bronce y el principio de la del Hierro en el mundo helénico, enlazando las epopeyas de los héroes argivos con las invasiones de los dorios y la dispersión de los aqueos por el Mediterráneo.
Muy entretenido; no tanto como otros de Manfredi, pero ideal para relajarse. Lo mejor, para mi gusto, las descripciones de la antigua ciudad de Micenas. (www.mundohistoria.org).

El libro la conjura de las reinas, es una de mis libros favoritos, está lleno de intrigas y sorpresas, totalmente recomendado, mas aún, si les gusta las historias acerca de los Dioses y guerreros antiguos. Es un libro de resultados inesperados. Usuaro (lecturalia.com).

Links de interés:

LINK DE DESCARGA:

miércoles, 26 de enero de 2011

La Leyenda de Ícaro


Ícaro se conoce a veces como el inventor del trabajo en madera. Es hijo de Dédalo, genio de la antigüedad que le mostró a Ariadna cómo Teseo podía encontrar el camino en el laberinto de Minos, donde se encontraba el Minotauro (monstruo con cuerpo de toro y cabeza de hombre).

Con esta ayuda, Teseo fue capaz de matar al Minotauro, por lo que el rey Minos y padre del monstruo, muy molesto encerró a Dédalo con su hijo en el laberinto.

Con la intensión de huir, Dédalo fabricó unas alas para él y su hijo. Las adhirió con cera a los hombros de Ícaro y luego en los suyos e iniciaron el vuelo que los llevaría a la libertad. El padre había advertido a su joven e imprudente hijo que no volara demasiado alto ni demasiado bajo.

No obstante las advertencias de su padre, Ícaro fascinado por lo maravilloso del vuelo se elevó por lo aires desobediendo a Dédalo quien no pudo impedirlo. Además, Ícaro se sintió dueño del mundo y quiso ir más alto todavía. Se acercó demasiado al sol, y el calor que había derritió la cera que sostenía sus alas, por lo que las perdió. El desdichado y temerario joven acabó precipitándose en el mar, donde murió. Por eso, desde entonces ese mar se conoció como El Mar de Icaria.

En otras versiones donde se elimina el elemento fantástico, se nos cuenta como Dédalo había matado a su sobrino Talo, por lo que había tenido que huir de Atenas. Ícaro, igualmente desterrado había ido en busca de su padre, pero naufragó en las aguas de Samos, por lo que el mar recibió un nombre derivado del suyo, igual que en la leyenda original.

También se dice que Ícaro y su padre habían huido de Creta en dos barcos de vela inventados por Dédalo, pero el joven no supo dominar las velas y naufragó o más bien que cuando llegó a la isla de Icaria, se lanzó torpemente hacia tierra y se ahogó.

La leyenda era fuerte e incluso por mucho tiempo se mostraba una supuesta tumba de Ícaro en un cabo del mar Egeo, al igual que se decía que en las islas de Ámbar había dos columnas que Dédalo había levantado una en honor a su hijo y otra en nombre de él mismo. Asimismo, se decía que Dédalo había representado en una escultura el triste destino de su hijo en las puertas el templo de Cumas, dedicado a Apolo

domingo, 23 de enero de 2011

Vuelo Final


Escritor: Ken Follet

Sinopsis:Una nueva y apasionante aventura del autor de Alto riesgo . La acción transcurre al comienzo de la Segunda Guerra Mundial: ante la impunidad con que la aviación alemana derriba uno tras otro los bombarderos de la RAF, el servicio de inteligrencia británico sospecha que el enemigo ha desarrollado un nuevo sistema de radas. Mientras tanto, un joven danés que se ha desviado de su ruta habitual descubre algo sorprendente entre los farallones de la isla de Fano, ocupada por los nazis. Ignora que en Copenhague el detective colaboracionista Flemming está urdiendo un plan para descubrir a los informadores de los aliados en el que muy pronto habrá de verse implicado... Amistad, amor, emociones aseguradas y grandes dosis de acción, en la línea del mejor Follett.

Año y Editorial: Grijalbo, 2002.

Género: Misterio y Suspense

Crítica:
Después de leer Alto riesgo me llevé una agradable sorpresa pues era un libro bastante conseguido y con una trama muy interesante. Pero este no es el caso de Vuelo final: el libro es mediocre, con una historia perfectamente ambientada y, a la vez, perfectamente previsible y con personajes planos y arquetípicos. Al final incluso llega a resultar aburrido, pues carece de giros del argumento que sorprendan. Una decepción. Luis (Ciberanika.com).

Una buena novela para cualquier tipo de público. Engancha desde el primer momento, es amena y entretenida con una trama muy interesante y elaborada, muy bien ambientada…(otranovela.blogspot.com)

Links de interés:

La Mancha En La Pared

Eran ya casi las doce y media cuando yo, aún sentado en el sombrío estudio de mi casa en la playa, armado con afilada pluma y envuelto en la armadura de mi batín de paño, me disponía a finalizar mi velada creadora, apagar las lámparas de aceite que iluminaban la estancia mientras me preparaba mentalmente para caer entre los mullidos brazos de Morfeo durante toda aquella noche invernal del 16 de febrero.

Lentamente terminé de retocar con un ligero trazo de mi pluma aquél poema al que había estado dando vueltas toda la tarde. Pero, pese a tener un fuerte sentimiento intuitivo alrededor de los primeros versos, finalmente observé abatido que había vuelto a escribir uno de aquellos poemas, entre vulgares y simbolistas, cuya fuerza estética (si es que tenían alguna) era sin duda el engañoso fruto subjetivo de mi voluntad frustrada y no de un maravilloso arranque de genialidad literaria.

Según Juan, mi inspiración (antaño tan creadora) se había detenido en el pasado, y nada, ni siquiera un sobrehumano esfuerzo por escribir, lograría hacerla volver a mi vieja pluma. Cualquier otro se habría reído de él: hay quien dice que la poesía es sólo fruto del perfeccionamiento estilístico y de un prolongado trabajo del poeta. Por desgracia, yo soy de los que buscan una poesía más intuitiva, menos fría y más humana. Por este último motivo yo estaba completamente desanimado y terriblemente apático en todo aquello que no implicase el escribir.

Aquella repentina "falta de talento" que experimenté durante aquél invierno vino acompañada, casi simultáneamente, por un cambio de mis preferencias artísticas: ya no surgirán de mi inconsciente pluma versos entonados al amor incontenible y confuso que sentía por la vida, la vida personificada en ella... Ahora se apoderaban de mi mente pensamientos de los más negros que pueden jamás haberse imaginado. Pero estas oscuras y tenebrosas sombras que acechaban mi alma eran sólo meros atisbos de una realidad no empírica que sentía fuera de lo que llamamos Mundo, algo más allá de lo que el ser humano puede llegar a comprender sin perder completamente el juicio.

Verdes espectros de seres escamosos con tentáculos innúmeros abordaban la complejidad de mis recuerdos, elevándose desde las siniestras brumas de mis sueños a la parte consciente de mi memoria, como si quisieran pasar a formar parte de mi realidad.

Yo, en lugar de asustarme, me proponía con seriedad y deseo los retos poéticos que estos temas en mí despertaban, ya que se me sugerían cosas inexplicables, seres indescriptibles... Sería un enorme placer describirlos usando las emociones que en el hombre despierte el verso, unas emociones que no son descriptibles mediante meras palabras, pues el hombre no puede más que intuir estas verdades como sombras de una figura monstruosa recortándose frente a la luz de la luna.

Por eso, cuando sueño con los seres que visitan mi cerebro por las noches, procuro estar alerta para, a la menor incidencia, despertarme; para así saber si comprendo la realidad que los compone. Sin embargo, no me atrevo a subir a mi habitación el material de escritura. No quiero que si algún día veo (o recuerdo) todo lo que en sueños se me ofrece y al despertar se me niega; sea capaz de plasmarlo en el papel, ya que sería ese un recuerdo que permanecería imborrable por el resto de mi vida, atándome a la locura permanente del que vive el miedo.

Las lámparas humeaban apagadas, mis pies se arrastraban con pesadez hacia las escaleras angostas que llevan a la buhardilla donde solía dormir. Entonces, al disponerme a subir los escalones de madera, me volví a fijar (como cada noche inquieta que pasé en mi nueva casa) en la húmeda mancha oscura de la pared del pasillo. Aquella mancha no tenía ninguna forma definida que me pudiera inspirar temor, pero una extraña inquietud me azotaba al mirarla, como si fuese la costra superficial de la piel de algo cuya realidad se hallaba tras aquella pared... hasta tal punto llegaba mi obsesión debido a la influencia de los sueños que me visitaban cada noche.

La observé de nuevo, como hacía cada noche al subir a mi habitación y, como todas las noches, comprobé que la humedad verde que formaba aquél putrefacto dibujo en mi pared seguía expandiéndose por ella, contaminando el blanco tabique de yeso.

Un paso hacia ella, mi mirada clavada en la desconchada superficie que abarcaba el cerco de humedad. Apartando inconscientemente la única lámpara que quedaba encendida en la casa (y que llevaba en la mano izquierda) de aquél trozo pútrido de pared. El olor agrio que emanaba de la mancha me invadió con violencia y me hizo retroceder, según creía yo, ligeramente mareado.

Ligeramente "intoxicado" por arcadas convulsivas y por nauseas (más bien mentales que fruto de la realidad que todos entienden por verdadera) retrocedí unos pasos y, después, recorrí rápidamente los peldaños de crujiente madera que me separaban de mi ansiado lecho. ***

Ya una vez metido entre las mantas, en lugar de sentirme evadido de todo temor, como era costumbre en mí, considerando ajeno a todo aquello que sucedía fuera de mi cuadrilátero lugar de reposo, más bien me sentía amenazado, debido a que era consciente de que "aquello" de lo que provenía el líquido rezumante en la pared de la planta inferior se hallaba justamente debajo de donde yo yacía.

Mirando al techo de color oscuro, que alcanzaba a distinguir debido a la tenue luz proveniente de la luna que penetraba entre las cortinas de mi habitación, no podía cesar de pensar en lo que se encontraba bajo mi suelo, entre los bloques de ladrillo y yeso que formaban el inexistente hueco de la escalera. El frío temor de un imaginario e inminente ataque desde debajo del colchón atenazaba mi espalda, haciendo que los riñones se contrajeran provocándome un grave dolor en la zona lumbar.

Traté de conciliar el sueño, tumbándome de lado. Mirando con los ojos, llorosos de cansancio, hacia el exterior de la ventana, hacia el cielo negro dónde la luna colgaba, ofreciéndome su luz. Pero la visión de la pálida luna (casi llena) no podía hacer más que rememorar en mí los recuerdos de todas aquellas bestias que disfrutan de sus presas por la noche... y no podía dejar de darme cuenta de que la noche, aunque implique el descanso de lo humano, no deja de ser el día para monstruos innombrables capaces de cualquier atrocidad.

Todos mis pensamientos me inquietaban. Llegué a sobresaltarme del propio tacto del pijama, incluso de mis sábanas, húmedas por el frío sudor, símbolo del miedo,

Tras algunas horas (que quizás fueron minutos, pero que la eternidad del pánico convirtieron en siglos) de oir un impertinente goteo en el piso de abajo, ya advertido por mí desde el primer día, pero que nunca había merecido más consideración que lo meramente rutinario, sentí que me volvía loco. Esperaba, mirando hacia la inmóvil puerta, que ésta se abriese dejando franco el paso a la innominable criatura que vivía bajo mi escalera.

Me levanté, con miedo de poner los pies sobre el marmóreo y frío suelo, y me dirigí hacia la ventana, abriéndola y sacando mi cabeza al frío ambiente nocturno. Me tranquilicé bastante al ver las blancas nubes corriendo suavemente bajo el albo satélite lunar, al oír al grillo, cantor de la noche, cuya canción puede llegar a exasperar al durmiente frustrado, pero que a mí me devolvió a la realidad que estaba a punto de perder por siempre.

El aire fresco me sentó muy bien, la cordura se volvió a adueñar de mi persona, desterrando a la locura intuitiva que había exagerado hacía tan poco rato, debido a mi espíritu extremadamente emotivo y exagerado. La soledad que me acompañaba desde el día que compré el caserón hacía que mi imaginación volase alto y en torno a lugares que jamás habría querido yo, voluntariamente, visitar. Pero ya estaba todo en paz de nuevo. ***

Al entrar de nuevo en mi rancia habitación, la desesperación y el desaliento me aplastaron bajo un peso sobre mis hombros y mi alma que me hizo caer, inerte, al suelo. Aquello existía, la puerta estaba entreabierta, y la maligna entidad que permanecía junto a los peldaños de madera, emparedada desde hacía innumeros años, dejaba ver un reflejo de su corrupta y leprosa alma, bajo la forma de una neblina color mostaza que ascendía de debajo de la cama en forma de pútridas volutas de humo cuyo amargo olor se me hacía insoportable.

Entonces, en un arranque de furia provocada por mi locura, bajé a la planta baja, pasando sin volverme junto a la monstruosa mancha de la pared. Entré, con la lámpara de aceite que portaba en alto, en el trastero donde guardaba todas las pertenencias olvidadas por el anterior dueño de la casa, y, no encontrando ningún pico ni martillo lo suficientemente grande, agarré un hacha roma, vieja y rojiza por el óxido, volviendo hacia las escaleras, fuente y fin de mis temores más profundos e incomprensibles.

El primer golpe descargado por el filo viejo sobre el yeso, que saltó en pedazos blanduzcos, rezumantes de un verdoso limo, hizo que la cabeza del hacha se hincase en la pared... y al sacarla de su aprisionamiento, un tufo agrio (como el de la leche pasada) inundase todo el corredor.

Mareado por la vaharada del pútrido aliento de la pared, y exaltado por mi febril estado, continué descargando golpes al tabique, que en lugar de despedir trozos compactos de yeso carcomido por el impacto del pico, empezó a supurar grandes cantidades de verde y denso líquido que empapaba el suelo y salpicaba las paredes.

No se cuánto tiempo permanecí golpeando la infecta muesca hecha por mí en la pared, pero con el esfuerzo de mi mente enferma logré abrir un agujero en ella de, más o menos, el diámetro de mi cabeza.

Fui a asomarme por el negro boquete rodeado de chorreantes babas y algunos gusanos interceptados por mi hacha durante su trayectoria por el yeso. Pero cuando acerqué mi rostro al agujero una vaharada de fétido aire invadió mis fosas nasales, provocándome un terrible shock. Caí contra la pared del pasillo magullándome el hombro izquierdo.

Pero en aquellos momentos no sentí ningún dolor, mis sentidos se hallaban saturados por el aullido de mis lacerados pulmones, quemados por aquél corrupto aire...

En aquél momento miré de nuevo el agujero... Jamás podré describir, ni en el más melancólico poema -por muy tenebroso e inquietante que éste sea- la parte de la figura que asomó durante aquel breve instante por el otro lado del improvisado vano, para después retroceder, dejando que aquello que chorreaba por las paredes de la sala volviese a cubrir el agujero: ventana hacia un mundo exterior que aquél recluido ser parecía preferir ignorar por el momento.

Ahora me encuentro tumbado en una cama del hospital situado a las afueras del pueblo, hospital que tantas veces divisé desde mi buhardilla durante los s días claros, tan escasos en aquella comarca costera. Recuerdo aquella noche de incomprensible locura e irremediable temor. Nadie, si siquiera los médicos que me encontraron en aquel estado casi catatónico, me quieren explicar cómo me hallaron y la situación del pasillo de mi casa...

Ayer, un colega de profesión y gran amigo me comentó que, cuando él llegó a mi casa, la pared que yo le indiqué por señas olía a yeso fresco y aún estaba blanda, evidenciando alguna reciente obra. Esto es prueba de que aquello existe, y yo volveré a la casa para derruir esa pared y desvelar ese ente que garantizará atemporalmente una inagotable inspiración por el resto de mis días...


POR VICENTE MARTI

sábado, 22 de enero de 2011

EL PERRO Y KAKASBAL

Un hombre era tan pobre que siempre estaba de mal humor y así no perdía la ocasión de maltratar a un infeliz perro que tenía. Kakasbal [espíritu del mal], que está en todo, vio que podía sacar partido de la inquina que seguramente el perro sentía contra su amo y así se le apareció y le dijo:
—Ven acá y dime qué te pasa, pues te veo triste.
—Cómo no he de estarlo si mi amo me pega cada vez que quiere— respondió el perro.
—Yo sé que es de malos sentimientos. ¿Por qué no lo abandonas?
—Es mi amo y debo serle fiel.
—Yo podría ayudarte a escapar.
—Por nada le dejaré.
—Nunca agradecerá tu fidelidad.
—No importa, le seré fiel.
Pero tanto insistió Kakasbal que el perro, por quitárselo de encima, le dijo:
—Creo que me has convencido; dime, ¿qué debo hacer?
—Entrégame tu alma.
—¿Y qué me darás a cambio?
—Lo que quieras.
—Dame un hueso por cada pelo de mi cuerpo.
—Acepto.
—Cuenta, pues...
Y Kakasbal se puso a contar los pelos del perro; pero cuando sus dedos llegaban a la cola, éste se acordó de la fidelidad que debía a su amo y pegó un salto y la cuenta se perdió.
—¿Por qué te mueves?— le preguntó Kakasbal.
—No puedo con las pulgas que me comen día y noche. Vuelve a empezar.
Cien veces Kakasbal empezó la cuenta y cien veces tuvo que interrumpirla porque el perro saltaba. Al fin Kakasbal dijo:
—No cuento más. Me has engañado; pero me has dado una lección. Ahora sé que es más fácil comprar el alma de un hombre que el alma de un perro.

jueves, 20 de enero de 2011

Cuando comen los leones


Escritor: Wilbur Smith.

Sinopsis: Sudáfrica, fines del siglo pasado. La cría del ganado, las guerras contra las tribus zulúes, la fiebre del oro en Johannesburgo, la cacería de elefantes, son los hitos que marcan una vida entregada al riesgo y la aventura. Porque Sean Courtney ha nacido para destacarse. Algo siempre muere cuando comen los leones pero siempre el alimento para quienes lo siguen, dice, refieriéndose a él, su servidor zulú.
Cuando comen los leones es la primera novela de Wilbur Smith, que inicia la extraordinaria saga de los Courtney.

Año y Editorial: 1964, Emecé.

Género: Aventura, Narrativa.

Best Seller: SI.

Crítica: Los mellizos Courtney, Sean y Garry, tienen trazados distintos destinos a partir de un infortunio que los marcará por el resto de sus vidas dentro de las exóticas comarcas sudafricanas en la mitad del siglo diecinueve. La guerra con los zulúes obliga a los colonos a estar atentos y en permanente posesión de sus armas para defenderse hasta las últimas consecuencias. Sean marcha en una larga peregrinación autoimpuesta para conocer el África y sus aventuras, representadas en cacerías, contactos con distintas tribus y con los bóers, nativos blancos descendientes de holandeses. La rueda de la fortuna va y viene en los años que transcurren al ritmo de una gran carreta y de los cascos de un brioso corcél. De regreso a Ciudad del Cabo, el reencuentro con su hermano tiene aristas amargas por una serie de sucesos que se encadenaron durante su ausencia y que ahora exigen pagar su precio acumulado a la par del tiempo corrido. Una vez asentado en Lion Kop, Sean se hace comerciante y comienza una etapa de relativa tranquilidad, con densos nubarrones en el horizonte, negras nubes que tienen nombre y apellido en las figuras de su primer hijo, Dirk, en su cuñada, que fuese uno de sus primeros amores de juventud y en el esquivo trato de su hermano. Una de las primeras novelas best sellers del escritor sudafricano, que dio origen a la casta Courtney y que marca un período interesante en la historia de Sudáfrica. Para leer varias veces (es.shvoong.com)

Links de interés:


lunes, 17 de enero de 2011

Plaza & Janés, Editores S.A.

Editorial española fundada en el año 1959 debido a la fusión realizada entre Gérman Plaza y del poeta y editor José Janés. El crecimiento de esta editorial fue a ritmos acelerados y ya diez años después de su fundación tenía una importante presencia en los mercados editoriales de habla hispana.

En 1984 el Grupo Bertelsmann adquirió el sello español confiando en su enorme prestigio y, en 2001, se unió a la joint venture Random House Mondadori. Plaza & Janés se edita y distribuye en todos los territorios en los que está presente Random House Mondadori.Actualmente Plaza & Janés cuenta en su catálogo con algunos de los más destacados autores del panorama literario internacional, desde Isabel Allende en el ámbito de la narrativa en lengua castellana hasta auténticas "marcas" como Stephen King, John le Carré y Frederick Forsyth. En su línea de narrativa femenina se destacan las autoras de best sellers Danielle Steel y Marian Keyes.Además de editar obras de autores ya plenamente consagrados, Plaza & Janés concede una gran importancia a descubrir y promocionar aquellos talentos que están llamados a convertirse en los grandes nombres del futuro, como es el caso de Julia Navarro o Javier Sierra, cuyas obras han recibido el refrendo unánime de crítica y público. En el área de no ficción, Plaza & Janés se distingue por las líneas Biografías y Memorias, y Libro práctico. El sello convoca los premios Miguel Gil de Periodismo y Ciudad de Torrevieja de novela, este último organizado con la colaboración del Ayuntamiento de esa localidad alicantina.

Algunos títulos de esta editorial son:
  • La magia de leer, José Antonio Marina.
  • Los Pilares de la tierra, Ken Follet.
  • La caida de los gigantes, Ken Follet.
  • Morir a los 27, Joseph Gelinek.
  • Regimiento Monstruoso, Terry Pratchett.
  • Intervención, Robin Cook.
  • siete vidas, John Grisham.
  • Estigma, Phillip Hawley.
  • quédate, Susan andersen.
  • La Torre Oscura II, la llegada de los tres. Stephen King.
  • La suma de los días, Isabel Allende.
  • Hannibal, thomas Harris.
  • La historia de Lisey, Stephen King.
  • El jardinero Fiel, John Le Carré.
  • Claro de Luna, Nora Roberts.
Entre muchas otras obras de autores reconocidos mundialmente.

Las alas del águila


Escritor: Ken Follet

Sinopsis: Ross Perot, multimillonario norteamericano, encarga a Bull Simons, coronel retirado de los Boinas Verdes y veterano de la Segunda Guerra Mundial y de Vietnam, que rescate a dos importantes directivos de su compañía encarcelados en el Teherán revolucionario de Jomeini... Las alas del águila es una novela que ofrece emociones a raudales: la penetración secreta en un país peligroso y convulsionado, la dramática fuga de una cárcel y la azarosa huida hacia la frontera turca.

Año y Editorial: 1983, Bruguera

Género: Policíaca y Espionaje

Crítica:
"me pareció una novela muy interesante además de que está basado en un hecho real. Me enganchó. Está claro que la realidad supera casi siempre a la ficción. Muy recomendable" (http://libros.fnac.es)

"Una novela emocionante, basada en el famoso desastre de la embajada americana en Teherán. Muy recomendable, y más en estas fechas, cuando se recrudece la crisis periódica iraní." (http://www.criticadelibros.com).

"Ken Follet nos traslada en esta novela, llevada con éxito al cine con el título de "Irán, vida o muerte", a Irán poco antes de la caída del gobierno del sha y la proclamación de la república islámica. Dos norteamericanos que trabajan en Irán son acusados de un delito que no han cometido y encarcelados. Agotados los procedimientos legales, un comando será el encargado de penetrar en Irán bajo una inocente apariencia y una vez allí preparar la operación.
Pero antes estalla la revolución islámica y, curiosamente, gracias a ello y a la confusión que se produce, con liberaciones masivas de presos, nuestros amigos consiguen escapar con la colaboración, curiosamente, de un joven jomeinista, Rashid, admirador de los Estados Unidos.
¿A dónde huir? La URSS ni hablar. Afganistán viene a ser lo mismo, entonces bajo ocupación soviética. Irak, con el procomunista Sadam Husein en el poder, tampoco es muy aconsejable. Pakistán y Kuwait quedan muy lejos. Sólamente queda la aliada Turquía. La huida se lleva a cabo a través de dos pueblos que existen en la realidad: Sero en Irán y Yukeskova en Turquía. Pero las autoridades fronterizas turcas actuarán con extremado celo y no acabarán los problemas. Que lo disfrutéis, aunque con menos páginas hubiese dicho lo mismo, hacia la segunda mitad del libro empiezas a aburrirte un poco, y con la película me sucedió exactamente igual. " (www.ciao.es).

Links de interés:

viernes, 14 de enero de 2011

La Sayona


Existen muchas historias que se cuentan sobre esta leyenda de los llanos venezolanos, diferentes origenes los que se plantean pero que desembocan en puntos comunes, como que es una mujer de largos cabellos negros. Algunas de las historias son:

1.-Cuenta la historia que hace mucho tiempo, vivía una mujer muy hermosa, llamada melisa. desde chiquita melisa había sido muy celosa.
Melisa creció, y se casó con un maravilloso hombre quien era incapaz de herir a nadie. Pronto tuvieron un hermoso hijo. Pero en su pueblo, había un hombre de mala fe, mentiroso y mujeriego que se enloquecía por ella. este la espiaba cada día mientras ella nadaba desnuda en el río, hasta que ella un día lo descubrió.
¿qué haces aquí espiándome?, de ti me lo podía esperar, a lo que este contesto: no, yo vine a advertirte, mujer, que tu hombre te esta cambiando por otra, tu marido te esta traicionando con tu propia madre. algo totalmente incierto.
al oír esto melisa palideció de repente y salió corriendo hacia su casa. al llegar encontró a su esposo y a su hijo, llena de celos, prendió fuego a su propia casa en la cual se encontraba su esposo y su bebe de 9 meses, desde lejos se podían escuchaban los llantos del bebé y los gritos del esposo pero para cuando llegaron los vecinos ya era demasiado tarde.
Mientras los vecinos se lamentaban melisa ya había llegado a casa de su mamá, a la cual le contó lo que había hecho y porque lo hizo, la madre horrorizada diciéndole que ella no la había traicionado mientras huía hacia el patio, pero no pudo escapar y melisa la atacó con un machete dándole tres cuchillazos en el vientre, ésta antes de morir dijo: jamás te mentí, y tu cometiste el peor pecado, matar, pero yo te condeno sayona.
desde entonces se cuenta en el pueblo que a los hombres mujeriegos se les aparece una hermosa mujer, quien les pide que le enciendan un cigarro.Pero no lo hagan porque al hacerlo verán su espectral rostro, el rostro de la propia muerte y si no mueren del susto al ver esta horrenda cara, ella los acosará tomando diversas formas hasta producirles un infarto hacer que se caigan por un barranco o cualquier otra horrenda muerte.

2.-Una noche un hombre se escapó para encontrarse con su amante, en medio del camino se sorprendió al ver que ella venía a su encuentro, aunque le extrañaba su caminar tambaleante. Corrió detrás de ella, pero al llegar a su casa la mujer siguió de largo. El hombre desconcertado le dijo:
* Pero bueno, ¿Qué pasa?
Cuando volteó, se encontró con una mujer blanca con cara de muerte, dientes afilados como hachas y unas enormes uñas como garras. Salió corriendo hacia su casa y el ánima lo persiguió con los brazos abiertos para estrecharlo.
El hombre logró escapar y al llegar a su casa, se encontró con su suegra despierta, quien al verlo tan agitado le preguntó:
* Mijo ¿Y a ti qué te pasó?
*¡Qué buen susto me llevé! Salí un momentico a orinar y me salió esa mujer...
* ¡Ay mijito, tú como que le estás montando los cuernos a mi hija! Déjese de eso, yo que se lo digo...
El hombre asegura que tras esa experiencia no le quedaron ganas de volver a engañar a su mujer.
Por lo tanto, es mejor que aquellos hombres que disfrutan engañando a su pareja, se lo piensen bien antes que se le aparezca LA SAYONA.

jueves, 13 de enero de 2011

Frases de H.P. Lovecraft


  • "Ni la muerte, ni la fatalidad, ni la ansiedad, pueden producir la insoportable desesperación que resulta de perder la propia identidad"
  • "Que no está muerto lo que duerme eternamente; y en el paso de los eones, aún la misma Muerte puede morir."
  • "La satisfacción de un momento es la ruina del siguiente."
  • El lugar lógico para encontrar una voz de otros tiempos es un cementerio de otros tiempos.
  • ¿Acaso el destino preservaba mi razón sólo para arrastrarme irresistiblemente a un final más horrible e impensable de lo que haya podido soñar nadie?
  • "¿Quién conoce el fin? Lo que ha emergido puede hundirse y lo que se ha hundido puede emerger. Lo satánico aguarda soñando en el fondo del mar, y sobre las ondulantes ciudades humanadas navega el apocalipsis."
  • Nunca existió ningún Abdul Alhazred o el "Necronomicon", porque inventé estos nombres yo mismo. En cuanto a libros escritos en serio sobre temas culinarios, en realidad no son muchos. Esto se debe a que es más divertido inventar trabajos míticos como el Necronomicon o el Libro de Eibon".
  • "Soy naturalmente nórdico -había escrito- un homicida pálido y fornido de los bosques escandinavos o germánicos del norte, un vikingo, un frenético asesino. Un ladrón depredador de la sangre de Hengist y Horsa, un conquistador de los celtas y los mestizos, y fundador de imperios, un hijo del trueno y de los vientos árticos, y un hermano de la escarcha y de la aurora, un bebedor de sangre de enemigos en los cráneos recién arrancados..."
  • "Los hombres de ciencia sospechan algo sobre ese mundo, pero lo ignoran casi todo. Los sabios interpretan los sueños, y los dioses se ríen."
  • "A mi parecer, no hay nada más misericordioso en el mundo que la incapacidad del cerebro humano de correlacionar todos sus contenidos. Vivimos en una plácida isla de ignorancia en medio de mares negros e infinitos, pero no fue concebido que debiéramos llegar muy lejos."
  • "La emoción más antigua y más intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo y más intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido."
  • "El hombre que conoce la verdad está más allá del bien y del mal. El hombre que conoce la verdad ha comprendido que la ilusión es la realidad única y que la sustancia es la gran impostora".

miércoles, 12 de enero de 2011

Comer, Rezar, Amar


Escritor: Elizabeth Gilbert

Sinopsis:La protagonista, Elizabeth, de treinta y tantos años, deja atrás un matrimonio de siete años, un divorcio desgarrador y un desastroso romance posterior. Necesita alejarse de todo un poco, así que decide dar el gran paso, respirar hondo, dejar todo y marcharse de Nueva York. Así llega a Roma, donde descubre los placeres de la ciudad, aprende diez expresiones nuevas al día y se queda fascinada con los sorprendentes ojos de su nuevo ligue Giovanni, diez años menor que ella, y con el poder curativo de la pizza. Después de Italia, Elizabeth prosigue el camino ya emprendido por otros países, hasta que da la vuelta al mundo y en paz consigo misma regresa a Nueva York. Esta novela, que es un excelente ejemplo de la nueva corriente literaria que ya tiene numerosos seguidores en todo el mundo, la novela de autoayuda, es una reflexión sobre el amor en sus diferentes formas. Incluso el más escéptico lector soñará con encontrar a Dios algún día en un lugar de la India o quizá en un pedazo de pizza. Y no es un libro sólo para mujeres.

Año y Editorial: Punto de Lectura, 2007

Género: Ensayo, autoayuda

Crítica:Comer en Italia, rezar en la India, amar en Indonesia... Fue el plan ideado y cumplido por Elizabet Gilbert, la autora y principal protagonista de esta historia, que es su propia vida.
Este es uno de los últimos "best sellers" de acuerdo con el "New York Times". ¿Pero qué hace especial a este libro? Es su sencillez y complejidad al mismo tiempo. Todo tiene un doble sabor. Trascendencia y simplicidad, perspicacia e inocencia, seriedad y humor... Y todo sucede en la mente de Elizabeth, claro eso no quiere decir que no se haya trasladado físicamente a Italia, a la India e Indonesia durante un largo de un año. Sin embargo, lo que en el fondo se puede interpretar al leerla, es que todos estos sitios tan cuidadosamente elegidos por ella y por el destino, son una especie de escenarios, de telones de fondo para el verdadero viaje que es hacia "su interior".
Elizabeth se muestra en esa duplicidad como un ser cándido en muchos de sus razonamientos, en otros profunda; pero ante todo se ve como un ser de libertad. Libre para elegir lo que quiere ser, para vivir a su ritmo y comprometerse con lo que profundamente le conmueve y realmente busca. ¿Qué busca? En primer lugar, enfrentar sus temores para poder disfrutar los placeres de la vida, seguido de la espiritualidad representada en Dios, y finalmente la fusión del amor humano y divino que resumen esa búsqueda en lo que puede ser para ella el verdadero sentido de la vida.
Elizabeth viaja unos meses a Roma donde se dedica a perfeccionar el italiano, idioma que la seduce. - A propósito no lo he dicho antes, nuestra protagonista es una estadounidense de unos treinta y tantos, que vivía en Nueva York antes de su periplo por el mundo -. En Roma se dedica a comer, a hablar, a conocer mientras reflexiona sobre las incidencias de su vida y la de otros. Pero ese camino de la búsqueda de paz interior también la lleva a la meditación y el yoga, por eso va tras su guía espiritual y termina varios meses en un "ashram" ubicado cerca a Bombay. Allí enfrenta una feroz guerra interior por lograr perdonarse el haberse divorciado después de 10 años de matrimonio y de haber abandonado una vida cómoda; perdonarse también, por haberse enamorado de otro hombre que no le correspondía en la misma medida. Ese camino del perdón es la meditación profunda que le permitirá acallar su mente. Y lo logra. Por eso al final llega en paz a Bali, Indondesia, para cumplir con las sabias palabras de un anciano curandero que al verla años atrás le había asegurado que algún día volvería a esas tierras y a su casa, donde compartirían muchos días. Allí en Bali encuentra un nuevo amor, más noble y generoso. Acorde con su nueva situación emocional. Todo un año de acontecimientos, y en medio de toda esta historia, se conocen algunas otras de las personas que se cruzan en su camino, y la historia comparada de los países que la hospedan. (http://es.shvoong.com)

Links de interés:

LINK DE DESCARGA:

Película:
TITULO ORIGINAL: Eat, Pray, Love
PAIS: Estados Unidos
DIRECCION: Ryan Murphy
ACTORES: Julia Roberts, Billy Crudup, Javier Bardem, Viola Davis, Mike O”Malley.
GENERO: Drama
ESTRENO: 13 de agosto de 2010 (Canadá), 16 de septiembre de 2010 (Argentina)
TRAILER:


Azazel, El Demonio de dos centímetros


Escritor: Isaac Asimov

Sinopsis: Azazel consiste en unos breves relatos fantásticos en los que el humor corrosivo se concentra en la figura del protagonista, Azazel, un diminuto demonio de 2 ctms. que desprecia la humanidad y que, obligado a ayudar a algunos de nuestra condición, produce resultados más que sorprendentes.

Cierran el círculo el insoportable propietario del pequeño demonio, George Bitternut, descendiente de aristócratas europeos, entre los que se halla, según cuenta él mismo, el rey danés que osó conquistar Inglaterra en el siglo XI, un personaje engreído y gorrón, y el aprovechado oyente de George, el propio Asimov, que se interesa en las historias porque le resultan útiles para escribirlas y venderlas.

Año y Editorial: Plaza&Janés, 1988

Género: Cuentos

Crítica: Este es uno de los grandes libros de Asimov, aunque se sale un poco de las pautas a las que nos tiene acostumbrado, no por ello es de menor calidad, toca el tema de la fantasia,con tintes de humor. Fue publicado en 1988.
El libro en si trata de un demonio de color, rojo de dos centimetros escasos de estatura, muy impetuoso y con poderes magicos. Ya que este demonio no comprende a los humanos ni las situaciones que los rodean provoca situaciones inesperadas, pero muy divertidas.
Otro de los personajes es George Bitternut, un personaje descarado, sin verguenza, en una palabra un vividor.
Azazel y el se conocen, y siempre acababa haciendole favores para terceras personas, que casualmente terminaban sufriendo las consecuencias de dichos favores, todas ellas muy particulares. Inclusive el propio Asimov, que era el paño de lagrimas, el que escuchaba a George todas sus penas, sus problemas, sus historias acababa sufriendo las mismas consecuencias. Tambien Asimov sufria otras consecuencias como que cada vez que se topaba con George terminaba prestandole algunos dolares, bueno eso de prestar es por decir algo, por que la verdad no recuerdo haber leido que le devolviera el mas misero penique.
Si os ha gustado este pequeño comentario y quereis saber que tipos de favores hecia este pequeño demonio, y que situaciones divertidas provocaba, teneis que leerlo, es lo mejor de esta obra. Y por supuesto no iva a desvelarlo..... Un saludo a todos (www.dooyoo.es).

Links de interés:

LINK DE DESCARGA:

PlanetaVenezuela: buscador de Venezuela